La primera vez que agarré un pincel, mi primera Nieta estaba por nacer.

Recuerdo que fui a la "papelería" de la esquina, buscando no sé qué... me topé con unos botecitos de pintura de agua, de esos que los niños usaban para sus tareas escolares. Me hice de los colores básicos, un par de pinceles, y un cartón de papel llamado "cascarón de huevo", de un tamaño considerable... monté el cartón en un viejo banco, acomodé una silla donde sentarme, y en una mesita que me encontré en el patio, puse una vasija con agua y un plato donde mezclar la pintura.

Me puse a delinear un viejo sueño: un ranchito a la orilla de un arroyo... un ranchito... uno donde tener un corral lleno de bichitos... un peludo ladrador, y para hacerse mutua compañía, un peludo maullador... y como mi sueño era en grande, en ese corral había harto espacio para un caballo, una vaca, gallinas, un gallo cantador, un pozo con agua, palmeras, árboles, muchas plantas... y a la distancia, la magna vista de las montañas.

"Mi Ranchito" fue la primera de mis pinturas. El resto y otras más que sé que viven en Familia, y de las que no tengo imagen conmigo, se han ido sumando a la mágica experiencia de acariciar la tela, o el papel, con un par de Pinceles.

Mi Ranchito - 1999 - (Acuarela)
Mestiza Mexicana - 2006 - (Óleo)
Linaje - 2017 - (Óleo)
Callejón - 2017 - (Óleo)
Image Slider