Estas habitaciones de mi Casita están dedicadas a mi gusto por las Letras. Escribir es una de mis pasiones.

Las composiciones que habitan esta sección abarcan diversos géneros literarios tales como Poesía, Prosa Poética, Ensayos, Epístolas, Narraciones, Biografías, y otras locuras, conviviendo todos ellos en fresca armonía.

La mayoría de estas piezas fueron escritas en honor a mis Amores Eternos, a mi Patria, y a la Patria Grande.

Le tengo especial afecto a cada una de estas Letras; las he publicado, con anterioridad, en otros medios. Con las actualizaciones del caso, me es sumamente grato incorporarlas a estas habitaciones de mi Casita dedicadas a homenajear a Personajes Ilustres de México y de la América Morena, así como a darle presencia a la melancolía y a la mansa alegría en algunas composiciones de carácter abstracto, hijas de la Prosa Poética y de la Poesía, a las cuales he dado acomodo en la habitación titulada Claroscuros, pues a las Luces y a las Sombras deben su esencia.

Seguramente notarás que gusto de hacer uso de Arcaísmos, y que suelo abusar de las mayúsculas como una forma de expresar exaltación.

Habrás de notar, igualmente, que he osado escribir en forma literal, esto es, tal cual son pronunciados, ciertos términos que en el lenguaje oral solemos abreviar; me refiero a formas de expresión de uso cotidiano, coloquial, entre quienes formamos el Barro de la Patria, sobre todo en las zonas rurales de México; como ejemplos de ello, el “pos” en lugar de “pues”; el “tamos” en lugar de “estamos”, expresiones a las que he acompañado de un apóstrofe, quedando como sigue: pos’ - ‘tamos.

Consciente soy del desliz gramatical... hay una razón escondida tras de ello: Todas esas formas de expresión representan mi esencia... mi cara lavada sin afeites, sin maquillaje... el México que yo viví siendo niña... en el que crecí y me formé escuchando las Voces de los viejos, de mis compinches de juegos, del vendedor ambulante, del tendero de la esquina... las Voces que escuché desde la infancia, en aquel Ranchito donde pasé tan feliz niñez. Porque el recuerdo de todas esas Voces estuvo conmigo al dar vida a estas Letras, no tuve empacho alguno en invitarlas a formar parte de ellas.

Estas páginas están llenitas de vivencias... las vivencias brindan saberes y los saberes provocan sentires. Mis sentires, se han vestido de Letras, y me han pedido que los lleve al papel, que no es sino cada uno de los ladrillos del éter con que he edificado mi Casita Virtual.